Cerrar
2

«Entonces se desnudó, y donde ella aseguraba que sobraban kilos, yo juré que le faltaban besos.» Ernesto Pérez Vallejo.

Recibimos la noticia que estamos embarazadas y ¿Qué pasa? Aumentamos el amor, las ilusiones, los planes, las metas, y también las libras. ¡Sí, también las libras!

Si de por sí un número incalculable de lunes antes de ser madres nos costaba cerrar la boca y comenzar la dieta, imagínate ahora. La pura verdad es que muchas no logramos bajarlas, al menos no todas, y a veces pasa así por decisión propia. Priorizamos entre todo con lo que hay que cumplir, y antes de bajar en peso, en la lista hay cosas más importantes. ¡Ahora! Tampoco se trata de echarse físicamente al olvido, cuidar de nuestra salud sí es una prioridad, y si se ve afectada entonces toca manos a la obra.

Cada estría, la celulitis, las arrugas, la barriga, los rollitos, más nuestras cicatrices ya sea por dar vida o por enfermedad, más esto y lo otro, son marcas visibles y tangibles de vida, de valor, de riesgo, de disfrute y eso merece todo el respeto. Tanto el propio como el de los demás incluyendo el del hombre al que le damos el privilegio de tenernos como mujer, de descubrirnos, y de amarnos.

Con el paso de los años aprendemos tanto que el tiempo comienza a ser súper valioso. Ya no dejamos que las pequeñeces que antes nos robaban la calma lo hagan; escogemos mejor con quiénes compartir este mundo, y en qué invertir las horas. Si es así ¿Por qué entonces privarnos de la plenitud por ese fantasma de la perfección?

Aceptémonos como somos y aceptemos que algunas cosas cambian, y que otras ya no vuelven a ser como antes. Recordemos que tenemos un mundo de cosas que enamoran, entre esas cada marca en nuestra piel que cuenta parte de nuestra historia.

Si te preocupa el si le sigues gustando físicamente a tu pareja después de los años y/o de tener hijos o en otro caso, al nuevo hombre con el que comenzarás una nueva relación, toma en cuenta que los hombres también se enamoran, y cuando eso pasa no dudes que hasta tus «defectos» aman también. Los aman tanto como la seguridad que te caracteriza… esa seguridad en ti, y en todo lo que haces.

COMPARTIR
Gladys Rios

La autora Gladys Rios

Locutora y Madre latinoamericana

Déjanos un comentario

*