Cerrar

Nos llegó diciembre

    11

    Nos llegó diciembre con sus fechas especiales, sus luces, sus adornos, sus canciones, y ese afán de hacer muchas cosas por los demás y por nosotros mismos.

    Un buen día suena la alarma, nos levantamos a millón porque donde lo pensemos mucho la cama nos abraza. Nos alistamos, desayunamos a lo rápido rápido (si es que a eso se le puede llamar desayunar), salimos de casa y notamos cosas distintas en el camino de siempre, cosas características de una temporada en especial, de una época que para muchos de nosotros es la más bonita.

    Poner linda la casa, recordar las historias de viejas navidades y contarla a nuestros seres queridos. Ponernos creativos con los obsequios que daremos, y con el cómo pintaremos la celebración de la Navidad a los más peques que van creciendo… ¡Mucho por hacer!

    En mi lugar (de donde soy), aunque hayan sus grinchs, te sigues encontrando a quienes te desean felices fiestas, quienes te sonríen solo porque sí, quienes te ayudan cuando lo necesitas, y quienes se suman a aquellas tradiciones tan cool como estar en familia, compartir con los necesitados, hacer intercambios de regalos, esperar a las 12 medianoche para celebrar el nacimiento de Jesús, y recibir también el nuevo año que tantas sorpresas nos trae.

    Esos abrazos y sonrisas de tus hijos en el día de la madre; esos desayunos del 25 de diciembre y 01 de enero en los que en pijamas nos llenamos de rosca de pan, jamón de navidad o pavo, con una taza de café o chocolate; esa comida recalentada que en esos momentos es de las más deliciosas; ese beso que damos a quienes compartieron con nosotros tantas cosas en este año que se va; esos mensajes llenos de tantos buenos deseos que recibimos; esas ‘gracias’ de aquellos desconocidos a quienes les tendimos la mano y el aprendizaje que nos dejaron; esos pensamientos de amor y de luz que dedicamos a quienes ya no están compartiendo esta vida con nosotros; esas canciones de salsa navideña que suenan a todo volumen en cada rincón… todo eso no tienen precio. ¡Qué bonita es esta vida!

    ¡A celebrar!

    COMPARTIR
      Gladys Rios

      La autora Gladys Rios

      Locutora y Madre latinoamericana

      Déjanos un comentario

      *